Las normas y las pruebas

Back

Pruebas del producto

Los metales recubiertos se utilizan en aplicaciones y entornos diferentes (al interior y al exterior en edificios, para electrodomésticos, muebles,...) y las pruebas reflejan las distintas condiciones.

Con el tiempo se han determinado varios métodos de pruebas para asegurar la conformidad del material con las aplicaciones previstas. Las normas europeas (EN) más pertinentes están basadas en los métodos establecidos por la ECCA y pueden obtenerse en todos los Institutos Nacionales de Normalización europeos.

En algunas normas europeas se especifican método de prueba para determinados parámetros: espesor del recubrimiento (EN 13523-1) o mantenimiento del brillo (EN 13523-2). Otras normas EN tratan de propiedades mecánicas: resistencia al agrietamiento por plegado (EN 13523-7) o la prueba de dureza por el método del lápiz (EN 13523-4). También se ha definido una prueba importante para la desintegración en polvo de la superficie recubierta (EN 13523-14).

Además de las normas europeas, algunas industrias que utilizan el metal lacado han establecido sus propios métodos adaptados al uso final del material, por ejemplo los fabricantes de electrodomésticos. Para algunos fabricantes de lavadoras es importante determinar la resistencia de la superficie a las soluciones alcalinas. En el caso de los frigoríficos, se hacen pruebas de resistencia a alimentos y bebidas agresivos (ketchup, vinagre y otros).