Revestimientos y fachadas de metal prelacado

La forma general de un edificio determina un tipo particular de comunicación con el entorno y los revestimientos son el lenguaje propiamente dicho. Las personas modulan su expresión según las características de su interlocutor; los revestimientos y las fachadas de metal prelacado pueden adaptarse a muchas formas comunicación, según el carácter de la construcción y el entorno.

El metal prelacado se utiliza cada vez combinado con otros materiales, en particular el vidrio, la madera y otros metales, en líneas modernas y atractivas que acentúan las cualidades de los mejores edificios, con fachadas eficientes, atractivas y siempre funcionales. Es una aplicación honesta: la fachada formada por elementos metálicos prelacados se presenta como es, sin disfrazarse de nada.


El metal prelacado admite todas las posibilidades de expresión: puede seguir el movimiento contemporáneo general de frentes lisos plateados, adquirir incontables combinaciones de colores o adoptar simplemente la forma primitiva ondulada de las paredes de edificios agrícolas y fábricas. El metal prelacado es una solución que ofrece múltiples posibilidades estéticas y de diseño, y calidad funcional a largo plazo para todo tipo de cerramientos.


La modulación expresiva de un revestimiento o una fachada de metal prelacado es el resultado de una combinación de colores y texturas. El diseñador puede elegir prácticamente cualquier color. Si bien hay que cuidarse de la estridencia, la expresión de un edificio se puede resaltar utilizando ingeniosamente acabados brillantes o apagados, colores contrastantes o complementarios, frentes policromados o de un solo color. (Image courtesy of Thyssenkrupp Steel)

Todas las texturas son posibles, desde la superficie llana y lisa que es la expresión del minimalismo moderno, hasta los frentes perfilados de uso industrial o agrícola. Muchos arquitectos están innovando en proyectos comerciales con elementos perfilados. Una combinación de texturas y sutiles efectos cromáticos llama la atención y hace vibrar un edificio con el movimiento de las sombras al paso del día.


El metal prelacado es una solución muy eficiente para revestimientos de edificios de grandes dimensiones y también se está utilizando cada vez más en elementos de construcción y en edificios de menor tamaño, en aplicaciones que se benefician de las mismas ventajas: bajo peso, calidad ecológica, duración y precio interesante.

El metal prelacado utilizado en fachadas y revestimientos es un elemento de expresión para toda clase de edificios y funciones. Es una solución que permite realizar los mejores niveles de aislamiento térmico y acústico, en particular gracias a la calidad de barrera hermética del metal.